El maltrato puede aparecer en cualquier momento de la relación. Al principio, la mujer no se reconoce como víctima, empieza con un insulto, con una burla… si no se reacciona, estos actos se pueden transformar en verdaderas conductas agresivas que pueden afectarla gravemente. Cuanto más tiempo pase en esta situación más difícil le será salir de ella ya que  se vuelve cada vez más vulnerable, perdiendo poco a poco su autoestima, su autonomía e incluso su capacidad de reacción o defensa.

Comienza con un exceso de control que ella suele confundir con celos, con una preocupación excesiva  o, incluso, como signos de un gran amor. Esta actitud controladora se evidencia  en muchos aspectos: su forma de vestir; sus salidas; sus amistades; intentos de separación de su familia. Así como  humillaciones o menosprecios intentando dejarla en ridículo, delante de los demás y, en la mayoría de los casos, en la intimidad del  hogar.

El comportamiento agresivo va aumentando en frecuencia e intensidad, hasta que la víctima decide consultar o pedir ayuda, entonces se convierte en la fase visible. Cuando se enteran de la situación por la que están pasando. Y muchas víctimas se encuentran que no son creídas, ya que algunos maltratadores suelen comportarse fuera de la relación de forma admirable, siendo, a los ojos de la sociedad, “la pareja perfecta”

ciclo de la violencia de genero

Una de las razones principales por la que a menudo las víctimas de la violencia de género aguantan en esa relación durante bastante tiempo es porque sucede de una forma cíclica. Suele manifestarse a lo largo de tres fases que se han denominado: fase de acumulación de tensión, fase de agresión y fase de reconciliación o de arrepentimiento, también llamada de “luna de miel”:

  • Fase de tensión: En esta fase, los actos o actitudes hostiles se suceden produciendo conflictos dentro de  la pareja. El maltratador demuestra su violencia de forma verbal y, en algunas ocasiones, con agresiones  físicas, con cambios repentinos de humor que la victima, que no comprende lo que ocurre,  suele justificar, ya que no es consciente  del proceso de violencia en el que se encuentra  involucrada. La víctima  siempre intenta calmar a su pareja, complacerla y no realizar aquello que le moleste, con la creencia de que así evitará los conflictos e incluso, con la equivocada creencia de  que esos conflictos son provocados por ella,  en algunas ocasiones. Esta fase seguirá en aumento.
  • Fase de agresión: El maltratador se muestra tal cual es y se producen los malos tratos, tanto psicológicos, como físicos y/o sexuales de forma visible. Ya en esta fase se producen estados de ansiedad y temor en la víctima, temores fundados que suelen conducirla a pedir ayuda o a tomar la decisión de denunciar a su agresor.
  • Fase de reconciliación o “de luna de miel”: Tras los episodios violentos, el maltratador suele pedir perdón, mostrarse amable y cariñoso, jura y promete que no volverán a repetirse, que ha  explotado por “otros problemas” siempre ajenos a él, que la quiere con locura y que no sabe cómo ha sucedido. Incluso se dan casos en los que puede llegar a hacer creer a la víctima que esa fase de violencia se ha dado como consecuencia de una actitud de ella, que la ha provocado, haciendo incluso que ésta llegue a creerlo.

Con estas manipulaciones, el maltratador conseguirá hacer creer a su pareja que “no ha sido para tanto”, verá su parte cariñosa. La víctima que desea el cambio, suele confiar en estas palabras y en estas “muestras de amor”, creyendo que podrá ayudarle a cambiar. Algo que los maltratadores suelen hacer con mucha normalidad: “pedirles que les ayuden a cambiar”. Pero ésta es sólo una fase más del ciclo, volviendo a iniciarse, nuevamente, con la fase de acumulación de la tensión.

Por desgracia, estos ciclos suelen conducir a un aumento de la violencia, lo que conlleva un elevado y creciente peligro para la víctima que  comienza  a pensar que no hay salida a esta situación.

Esta sucesión de ciclos a lo largo de una relación explica porqué muchas víctimas de malos tratos vuelven con el agresor, retirando, incluso, la denuncia que le habían interpuesto.

Fuentes:

  • “Violencia invisible en parejas adolescentes”, Angélica Cuenca, psicóloga.
  • “Guía de prevención de violencia de género”, Federación de Mujeres Jóvenes
  • Asociación No Más Violencia de Género “José Antonio Burriel”
  • “Construyendo la igualdad  prevenimos la violencia de género”. Dirección General de   la Mujer. Comunidad de Madrid.
  • “Violencia contra las mujeres”. Instituto de la Mujer
  • Desmontando mitos“, Federación de Mujeres Progresistas.
  •  http://noalmaltrato.com/ Asociación  Integración Activa
  • “El ciberacoso como forma de ejercer la  violencia de género en la juventud: un riesgo en la sociedad de la información y del conocimiento”. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. 2014