Aplicado a la sociedad, el término “Género”, que impulsó el auge de los estudios feministas en los años 70, hace referencia a las relaciones sociales que se establecen entre hombres y mujeres.

Cuando hablamos de “Género” nos referimos al modo en que cada sociedad entiende lo que significa  “ser mujer” o “ser hombre”, señalando cómo debe de ser la relación entre: hombres y mujeres, mujeres y mujeres, hombres y hombres.

A eso le llamamos “construcción social” porque sobre la diferencia de sexos -que corresponde a la naturaleza- se construyen conceptos y valores.

El “Género” como análisis nos permite comprender las relaciones de subordinación y dominación que existen entre mujeres y hombres. La desigual distribución de poder entre los sexos influye en la manera en que mujeres y hombres pueden desarrollar sus capacidades personales, profesionales y sociales.

                Género NO ES = A MUJER

 Para comprender mejor el sentido de la palabra “Género” es necesario distinguir dos conceptos: sexo y género.

SEXO Y GÉNERO

El sistema sexo-género explica cómo las diferencias biológicas entre mujeres y hombres se han traducido históricamente en desigualdades entre ambos sexos, siendo las mujeres las más desfavorecidas en este proceso.

genero-y-sexo

  • El sexo es el conjunto de características físicas y biológicas, anatómicas y fisiológicas de lo seres humanos que nos definen como macho y hembra con funciones de reproducción específicas: el macho engendra o fecunda y la hembra concibe, gesta, pare y amamanta. Estas diferencias son congénitas y universales. El sexo es una construcción natural con la que se nace.

Hombres y mujeres nacemos con determinadas características físicas y anatómicas que nos distinguen. Algunas de estas diferencias visibles aparecen cuando las niñas y niños van creciendo: los senos, los músculos, etc. Otras son internas. El sexo se reconoce a partir de datos corporales genitales.

  • El género es el conjunto de características sociales, culturales, políticas, psicológicas, jurídicas y económicas asignadas a las personas de forma diferenciada de acuerdo al sexo Estas características son históricas, se van transformando con el tiempo y  cada sociedad, clase social, cultura, religión o grupo étnico les da un valor distinto.

 Se nace hembra o macho, pero a medida que vamos creciendo te enseñan a comportarte como mujer o como hombre, según lo que cada sociedad, clase social, cultura, religión o grupo étnico entienda que es ser mujer u hombre:

LA MUJER  Y EL HOMBRE NO NACEN, SE HACEN

Las características que cada sociedad supone corresponden a la feminidad o a la  masculinidad son aprendidas y se pueden cambiar. Por lo tanto, entre todos chicos/hombres y chicas/mujeres podemos erradicar un sistema basado en unas relaciones de poder del género masculino sobre el femenino que son la raíz de todo tipo de violencia.